Volcó un camión con agrotóxicos entre Casilda y Sanford

REGIÓN 20 de octubre de 2020 Por RADIO GPS
agrotóxicos

Un accidente protagonizado por un camión semirremolque de una empresa que transportaba un cargamento de agrotóxicos, provocó derrame de Glifosato sobre la banquina de Ruta 33 a al altura del kilómetro 737; entre Casilda y Sanford. La maniobra que llevó al conductor al complejo desenlace guarda relación con el mal estado de las banquinas y la falta total de mantenimiento de la traza de dicha Ruta desde la desaparición de la concesionaria de peaje. 

El accidente tuvo lugar en el mediodía de este martes cuando un camión intentó realizar una maniobra para detenerse sobra la banquina de Ruta 33, desconociendo que la misma no estaba en condiciones ni siquiera para ser transitada de a pie. Las condiciones de Ruta 33 en el trayecto Chabás-Casilda son deplorables. El mal estado de la cinta asfáltica es generalizado y sus banquinas inexistentes desde que la concesionaria de peaje dejó de realizar el mantenimiento de dicho corredor . Tras el temporal que marcó un registro de 50 mm. de lluvia caída en 24 horas, el lugar elegido por el camionero para bajar el semirremolque a la banquina no fue la mejor alternativa e inmediatamente tras tocar suelo con las ruedas delanteras del camión, éste comenzó a deslizarse haciéndole perder totalmente el control para a los pocos metros volcar por completo tanto el tractor Iveco Tector como el semi, perdiendo gran parte de su carga sobre las alcantarillas.

El conductor, oriundo de la Provincia de Buenos Aires, resultó ileso. Los productos transportados, entre ellos agroquímicos líquidos y granulados, corresponden a la firma ATANOR, que tiene como base de operaciones más cercana una planta ubicada en San Nicolás. El camión pertenece a la firma Embalse del Litoral, una empresa de logística y distribución con más de 25 años de trayectoria.

El camión transportaba agrotóxicos, entre ellos Glifosato, si bien en un principio fueron alertados Bomberos Voluntarios por tal accidente, en ese momento consideraron que no era necesaria su intervención debido a que según lo informado por el transportista, no habría derrame de líquido; la Policía se acercó al lugar, realizó una breve inspección visual y se retiró. Sin embargo, el correr de las horas habría evidenciado algunas pérdidas en bidones que quedaron aplastados tras el vuelco por parte de la misma carga transportada, como así también otros que presentaron fisuras. En el lugar se podía percibir un olor fuerte al acercarse al sector de la alcantarilla donde cayó gran parte del cargamento de agrotóxicos.

Si bien existen protocolos de bioseguridad que deben implementarse tras accidentes con materiales peligrosos, que dan lugar a reducir el impacto medioambiental e incluso buscar de remediar el suelo afectado en caso que la situación de contaminación sea elevada, en esta oportunidad al no intervenir ningún organismo de control no habría ningún tipo de constatación oficial sobre los agroquímicos derramados.

Fuente: Día 7

Te puede interesar