Rosenberg y el aborto: “En la pandemia es más urgente la legalización; la política de Estado es la postergación”

GÉNERO 03 de noviembre de 2020 Por RADIO GPS
Martha Rosenberg es una de las pioneras de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, que ya lleva 15 años activa. En diálogo exclusivo con El Extremo Sur, Rosenberg -psicoanalista, escritora, feminista y activista- remarcó que el movimiento se inició con “las movilizaciones que se desarrollaron entre 2000 y 2002 en lugares del país con mucha movilización social, relacionados a Asambleas, fábricas tomadas, piquetes, todas con una gran participación de mujeres”. “En 2003 se consolidó y se pensó el nombre de la Campaña, los lemas y su configuración federal, participativa y pluralista”. Por Lola Sánchez para el Extremos sur Patagónico
marta

Sobre la posibilidad de que el proyecto se debata antes de fin de año, sostuvo que “Por por nuestro trabajo con diputadas suponemos que los votos están, aunque dicen que el momento no es propicio. La pandemia aparece como un motivo para no presentar el proyecto, pero el aborto clandestino no ha dejado de ocasionar muertes en esta cuarentena”.

¿Dónde empieza su lucha por los Derechos de las mujeres?

Diría que alrededor de mis 30 años, ya casada, con dos hijos. Soy psicoanalista, trabajé durante muchos años y me he encontrado con estos temas todo el tiempo. Primero trabajé con niños y luego con las madres. Creo que a través de la experiencia me fui dando cuenta de que había muchos problemas que son problemas singulares, pero que aparecían con un factor común, que eran las relaciones de poder que se dan en cualquier grupo familiar. Esto tiene que ver con la forma de relación entre los géneros, hay una suma y repetición de los problemas singulares que configuran una problemática social, de todo el sistema. Tenía práctica política desde muy joven. Me parecía que a mi política le faltaba algo para ser abarcadora de todas las situaciones de dominación y ejercicio del autoritarismo.

¿De qué manera esto modificó su manera de trabajar y de relacionarse con otros?

A partir de ese momento enfoqué todas mis prácticas y mis relaciones incorporando esa visión feminista en donde se extendían mis anhelos de libertad, de igualdad, de fraternidad. En ese contexto de posición política, me parecía que el feminismo era absolutamente necesario, inseparable de todas esas cuestiones. Fue un proceso largo. Detecté en mi historia vital prácticas y actitudes en donde yo ya era feminista, sin saber que eso significaba ser feminista.

¿El tema del aborto surgió al mismo tiempo que el feminismo?

El tema del aborto surgió, también, de una manera muy procesada a partir de mi experiencia vital, pero a partir de trabajar con las madres durante mucho tiempo, donde el tema del aborto estaba profundamente relacionado. También tiene que ver con una posición de base de asumir reflexivamente los conflictos, las injusticias, los daños que una va registrando durante su vida.

Ha hablado del aborto como la “construcción de un derecho”. ¿A qué se refiere? A veces se escuchan discursos que sostienen que no hay más motivos para luchar, que todos los derechos están dados.

Los derechos no están dados. No sólo los derechos que reclamamos como feministas, sino todos los derechos, surgen de la existencia y la acción de sujetos que reivindican su posición, que reconocen las injusticias a las que están sometidos. De los reclamos de justicia, surgen los derechos. Nadie regala derechos, los derechos se ganan, se conquistan, toda la terminología es de batalla, de lucha. Se conquistan a través de las posiciones que se asumen en las luchas dentro de las relaciones de poder que se están presentes en la sociedad.

¿La construcción del movimiento feminista en la Argentina tuvo influencias de las corrientes norteamericanas y europeas y luego logró una identidad propia?

Las manifestaciones en los 70′, en los 80′, eran muy pequeñas, fragmentadas, sincopadas en el sentido que de repente había acciones y se interrumpían y aparecían otros grupos. Era un feminismo muy espontáneo, lógico en una sociedad donde están instaladas las relaciones patriarcales. Por un lado, la sociedad patriarcal y en nuestro caso capitalista y colonial, genera sus propias fuerzas de resistencia a esas formas de relación que son dañinas. En la segunda mitad del Siglo XX vemos cómo las mujeres comienzan a llevar a cabo grandes experiencias de movilización. Creo que eso fue una conmoción global que tuvo mucho que ver con la conciencia de las mujeres de su lugar en la producción social, en cuanto a bienes materiales; pero también de conciencia acerca del lugar, la desnaturalización de los lugares sociales aprendidos en el sistema patriarcal. La influencia de grupos norteamericanos y europeos fue grande a través de personas que viajaban o personas que se exiliaron aquí durante las distintas dictaduras, y también de personas que tenían acceso a la producción de la literatura y teoría feministas.

¿Y a nivel nacional cómo describiría la evolución?

Un elemento muy importante de la organización en el movimiento feminista argentino durante el comienzo de la democracia fue la organización de grupos de mujeres para conseguir demandas básicas de derecho como el divorcio, la patria potestad compartida, la Ley de Salud Sexual y Reproductiva. Hubo muchas cuestiones que hicieron a la consolidación de la democracia que involucran la consolidación de los derechos de las mujeres. Es inherente a la construcción de la democracia la construcción de las mujeres como ciudadanas iguales en derechos y atribuciones que los varones.

La primera Asamblea por el Derecho al Aborto se llevó a cabo en el Encuentro de Mujeres de 2003. ¿Qué antecedentes sentaron las bases para este hecho histórico?

Ese momento fue un hito en una historia que viene de mucho antes. Empieza con las movilizaciones que se desarrollaron entre 2000 y 2003 en lugares del país con mucha movilización social, relacionados a Asambleas, fábricas tomadas, piquetes, todas con una gran participación de mujeres. Alrededor de 2002 conformamos una Asamblea específica por el Derecho al Aborto. Nos reuníamos los sábados en el Centro Cultural Matrix. Empezamos a planear las luchas por el Derecho al Aborto de una manera más amplia de lo que se daba en ese momento, con agrupaciones como la Comisión por el Derecho al Aborto o la Red de Salud de las Mujeres, que existían ya desde los ’90. Esa asamblea se planteó como una propuesta que llevo Dora Coledesky, quien había estado exiliada y volvió con una postura feminista muy muy combativa, después de su experiencia en organizaciones feministas francesas. A finales de 2002, se propuso llevar al próximo Encuentro la propuesta de una organización Nacional Federal.

¿Qué resultó de esta experiencia en el Encuentro?

En el Encuentro de Rosario se resolvió convocar a una Campaña Nacional, en los talleres de estrategia por el Derecho al aborto, que fueron los primeros que hubo en los Encuentros. Nos pasamos la vida tratando de que nos dejaran discutir, que no pusieran obstáculos. Nos clausuraban los talleres, venían las católicas con escribanos a clausurarlos, fue una lucha muy grande en los encuentros previos. Decidimos que en Rosario iba a haber talleres de Estrategias por el Derecho al Aborto, donde nos pudiéramos juntar las que estábamos de acuerdo con esa posición. No discutíamos aborto si o no, sino que nos juntábamos a definir estrategias, a pensar políticas para llevar adelante la lucha. En las conclusiones se propuso la formación de una Campaña Nacional. En 2005 concluimos esta formación en Córdoba, con una reunión en la que participamos más de 70 organizaciones de todo el país. Ahí se pensó el nombre de la Campaña, los lemas y su configuración federal, participativa y pluralista.

Se originó de un modo absolutamente federal, se consolidó con una discusión previa, cuando logramos tener una serie de grupos a nivel federal. Además, se conformó de modo participativo con técnicas que habíamos aprendido, probado y usado durante todo el período previo de movilización social. Y fue pluralista en el sentido de que atravesaba todas las posiciones políticas. Quedó una impronta, que es que no pertenecemos a ningún partido político y que podía participar cualquier persona de cualquier partido. Uno de los grandes logros de la campaña es haber permanecido 15 años con estos principios de funcionamiento y haber librado muchos conflictos, muchas situaciones en donde este principio ha estado en peligro.

Aseguran que gobierno nacional presentaría en breve su Proyecto de Ley para la Interrupción Legal del Embarazo, aunque hay disensos. ¿Cómo analizan la situación desde la campaña?

Tenemos esperanza, pero no tenemos certezas. En las últimas semanas teníamos comprometida una reunión con el presidente de la Cámara de Diputados que es donde nuestro proyecto tiene estado parlamentario. Fue presentado en 2019 y es un proyecto muy estudiado, muy elaborado; que recoge un montón de cuestiones que se plantearon en el 2018 durante la discusión parlamentaria. Nosotros queremos que se discuta nuestro proyecto, celebramos que el Presidente se haya comprometido con el tema pero no conocemos cuál es el proyecto, no sabemos cuándo se va a presentar, permanentemente aparece en forma de rumores. Creemos que estamos muy cerca, pero nada más. Estamos esperando hechos que confirmen que se va a tratar, queremos que se trate este año. Nos preguntamos qué es lo qué pasa y por qué se posterga.

¿Con la nueva conformación de las Cámaras podría aprobarse la Ley?

El Proyecto tiene estado parlamentario en Diputados, desconozco en qué Cámara se presentará el proyecto presidencial. Por rumores y por nuestro trabajo con diputadas, es de suponer que los votos están, aunque dicen que el momento no es propicio. La pandemia aparece como un motivo para no presentar el proyecto. Y se utilizan varios argumentos, como que el sistema de salud está sobrecargado. No son veraces estas razones. El sistema de salud tiene mayor sobrecarga por las complicaciones del aborto que por la provisión de abortos legales que no ocupan el sistema de salud más que los recursos actuales. Es mucho más barato el Aborto Legal tanto en términos de recursos económicos como humanos. Cuesta menos que una cirugía por complicaciones de aborto o una internación. Las complicaciones por aborto son graves. Los abortos medicamentosos, que serían legales, actualmente se practican de una manera totalmente segura e inocua. Los abortos clandestinos sí son riesgosos, ocasionan muerte, no han dejado de ocasionar muerte en esta cuarentena.

¿Las problemáticas del aborto clandestino se han intensificado durante la pandemia?

Está más difícil el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, a los anticonceptivos y la convivencia en confinamiento, en los núcleos familiares o domésticos en donde las relaciones violentas provocan un aumento de los embarazos involuntarios. Hay un aumento de las consultas en la línea de Salud Sexual del Ministerio sobre orientación para realizar abortos. Las condiciones de la pandemia hacen que sea más urgente la legalización del aborto. No está justificado que se postergue, no se entiende porque se posterga. Tenemos más de 70 firmas en nuestro proyecto de diputados de todos los bloques. En este momento se reanudó la actividad parlamentaria para un montón de cosas y no sería un obstáculo poner en consideración el proyecto que tenemos con estado parlamentario de la campaña, para que la discusión se produzca y se apruebe. Hay incertidumbre acerca de qué va a pasar, porque tenemos muchas afirmaciones y tenemos promesas que para nosotras son muy valiosas pero hasta ahora no se han concretado.

¿Opina que la postergación podría responder a la intención del Estado de no generar conflicto con los intereses de la Iglesia, las empresas y los sectores conservadores?

Esos sectores ejercen presión, seguramente tiene algo que ver. Las negociaciones existieron, existen y supongo que existirán, pero en este momento hay una especie de vuelco a favor de la no presentación de los proyectos. La política de Estado respecto al aborto es la postergación. Todos los Gobiernos hacen distintos avances y después postergan, la dificultad surge ante sus compromisos con sectores antidemocráticos. Hay muchas cuestiones que afectan el modo y el tiempo en que se trata este tema, desde siempre ha sido una constante que permanentemente cualquier avance tiene su respuesta rápidamente, su reacción de freno.

¿Podría responder también a prejuicios de índole social?

La cuestión es implementar la legalidad y el acceso universal, quiere decir, para todas las mujeres y personas gestantes que quieran hacer un aborto voluntario. No quiere decir que todas van a abortar, que es lo que muy perversamente difunden. El aborto es una práctica de libertad, no es una práctica obligatoria. Nadie pretende obligar, es absurdo. Sin embargo, la concepción política de los que se oponen es que ellos sí pueden obligar a las mujeres y personas gestantes a seguir adelante con una maternidad forzada. El derecho al aborto no fuerza a nadie, es una decisión personal, voluntaria y evaluada según la posibilidad de cada persona de sus condiciones. Por eso decimos que es una deuda de la democracia.

¿El proyecto sufriría modificaciones si se tratase el próximo año?

No es lo mismo que se trate este año o el otro. En 2021 vence el estado parlamentario de nuestro proyecto, y además es un año electoral. Suele ocurrir que en estos años los partidos no quieren discutir el tema del aborto; es una constante en nuestra historia. Es urgente también, no solo por el bienestar de las mujeres que requieren ahora disponer de abortos seguros en la pandemia, sino también es urgente porque los tiempos parlamentarios están a punto de agotarse. Nadie puede asegurar qué va a pasar en 2021 con este proyecto que ya tiene 72 firmas, ni sabemos qué va a pasar porque no va a ser la misma composición de la Cámara. Hay una urgencia que es de Salud y otra que es de política parlamentaria. El tiempo es ahora. No hay motivos para esperar más.

 

SI QUERÉS COLABORAR CON RADIO GPS ONLINE

PODÉS HACERLO DE LA SIGUIENTE FORMA:

1 - DÉBITO AUTOMÁTICO MENSUAL:

$ 100 x MES

$ 200 x MES

Suscripción voluntaria x AÑO

2 - POR ÚNICA VEZ:

$100

$ 200

$ 500

Te puede interesar