Jornada nacional de lucha docente contra el recorte en educación, por salarios dignos y mayor presupuesto

SOCIEDAD 09 de noviembre de 2020 Por RADIO GPS
Sindicatos docentes provinciales, seccionales y agrupaciones anunciaron una Jornada Nacional de Lucha Docente para este martes 10 con paros, movilizaciones, caravanas y otras acciones, en la Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Chaco, Mendoza, Santa Cruz, Formosa, Santa Fe, Tierra del Fuego, Misiones, Catamarca, Entre Ríos, La Pampa, San Juan, Tucumán y Neuquén. Reclaman al gobierno de Alberto Fernández, los gobernadores y al ministro de Educación Nicolás Trotta contra el ajuste y precarización en la educación pública. Los principales reclamos son la reapertura de las paritarias nacionales y en cada distrito; el blanqueo y aumento de salarios; no al descuento de ganancias en el salario docente; aumento del monto establecido por el Consejo del Salario; un salario mínimo, vital y móvil de $45.000; conectividad y soportes tecnológicos gratuitos para docentes y estudiantes; rechazo al “semáforo” acordado por Trotta y los gobernadores; el rechazo a “una presencialidad sin presupuesto ni condiciones sanitarias ni de bioseguridad necesarias”; un salario de emergencia para los y las reemplazantes suplentes; aumento del presupuesto educativo; “No al acuerdo con el FMI: plata para salud y educación, no para el pago de la deuda externa”; y la “no a la persecución a los y las trabajadoras que luchan”. Por ANRed.
Docentes

“Quienes hoy nos convocamos, dirigentes de sindicatos docentes provinciales, seccionales y agrupaciones de ADEMYS (CABA), ADOSAC (Santa Cruz), AMSAFE (Rosario), AMSAFE (General López), ASECH (CHACO), GDA (Formosa), FEDERACIÓN NACIONAL DOCENTE (FND), SECH (Chaco), SUTE (Mendoza), SUTEF (Tierra del Fuego), SUTEBA (La Matanza – Bs. As.); SUTEBA (Marcos Paz); SUTEBA (Tigre); SUTEBA (Bahía Blanca – Bs. As.), SUTEBA (Ensenada – Bs. As.), MINORÍA SUTEBA (La Plata), MINORÍA ATEN (Capital – Neuquén), Seccionales y Minorías de AGMER (Entre Ríos), nos hacemos presentes desde diversos lugares sociales, políticos y gremiales, dada la necesidad de expresarnos en este contexto y para decir que, frente al ajuste, salimos a defender nuestros derechos y la escuela pública”, comienza la convocatoria del Encuentro Nacional de la Docencia en Lucha.

La jornada de lucha tendrá lugar en 15 de las 24 provincias del país: la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Chaco, Mendoza, Santa Cruz, Formosa, Santa Fe, Tierra del Fuego, Misiones, Catamarca, Entre Ríos, La Pampa, San Juan, Tucumán y Neuquén.

Los principales reclamos serán: 

Basta de ajuste en educación: “Nos pronunciamos contra las reformas”.
Reapertura de las paritarias nacionales y en cada distrito.
Blanqueo y aumento de salarios. No a las sumas no remunerativas: “No al descuento de ganancias en nuestro salario. El salario no es ganancia”.
Aumento del monto establecido por el Consejo del Salario. Ningún trabajador por debajo de la línea de pobreza. Salario mínimo, vital y móvil de $45.000.
Conectividad y soportes tecnológicos gratuitos para la totalidad de docentes y estudiantes.
Rechazo al “semáforo” que acordaron Trotta y los ministros provinciales. No a una presencialidad sin presupuesto ni condiciones sanitarias ni de bioseguridad necesarias. Rechazamos la vuelta a la presencialidad en la Ciudad de Buenos Aires y demás jurisdicciones.
Salario de emergencia para los y las reemplazantes (suplentes).
Defensa de las cajas de jubilaciones y del 82% móvil.
Denuncian la precarización de las condiciones de trabajo y educativas. Ejemplo: en provincia de Buenos Aires hay programas como el PIEDAS y el ATR.
Defensa de la escuela pública, gratuita, laica y con perspectiva de género.
Aumento del presupuesto educativo: “No al acuerdo con el FMI. Plata para salud y educación y no para el pago de la Deuda Externa. Eliminar los subsidios a la educación privada. Fuertes impuestos progresivos a la riqueza”.
No a la persecución a los y las trabajadoras que luchan: “desprocesamiento de los y las compañeras del SUTE de Mendoza. Reincorporación de los y las exoneradas, a 5 años de injusticia en Tierra del Fuego”.
No a las políticas represivas frente a las luchas.


Con respecto a los efectos negativos de la pandemia en la educación pública, tanto para docentes como para estudiantes, los gremios expresan: “la pandemia del COVID 19 no da tregua en Argentina ni en la mayor parte del mundo. Además de las listas crecientes de infectadxs y fallecidxs, está golpeando duramente las economías. En el país la situación es particularmente grave porque nos pegó ya sobre una importante recesión anterior. La pandemia desnudó la envergadura de una crisis capitalista global: sanitaria, económica, social y también educativa y ha profundizado una situación muy grave que ya existía. Desde hace más de 7 meses los y las docentes venimos sosteniendo la educación en la emergencia. Sin recursos de conectividad ni soportes provistos por el Estado, sin ninguna formación previa, sin orientaciones claras, haciendo un notable esfuerzo, docentes y familias apostamos a mantener el fundamental vínculo pedagógico”.

En esa línea, sostienen que “la escuela ha dejado de ser gratuita” y que “ya no es pública”: “ha dejado de ser de todos y todas. En cada provincia hay miles y miles de pibes y pibas desconectadas porque carecen de conectividad o de algún soporte tecnológico. Miles y miles de niños y niñas y adolescentes abandonados por un Estado que no garantiza la inclusión educativa”.

Se refirien al impacto que la crisis socio-económica y sanitaria de la pandemia tiene sobre los salarios y las condiciones laborales de los y las docentes, por las medidas gubernamentales: “una vez más los grandes grupos de poder, el gobierno de Alberto Fernández y los gobiernos provinciales, descargan la crisis sobre las espaldas de los y las trabajadoras en beneficio del FMI, el capital financiero y las grandes patronales. El gobierno nacional gobernó este año con el presupuesto ajustador del macrismo y promueve un Presupuesto 2021 cuyo eje es el pago de las deudas externas y las garantías a los acreedores. Denunciamos el pacto social como instrumento para hacer pasar las paritarias a la baja, despidos y suspensiones, flexibilidad laboral y educativa, dar sumas fijas o no remunerativas que achatan las escalas y hunden las jubilaciones y obra social, en complicidad con las burocracias sindicales y un curso represivo y de criminalización hacia las luchas, para hacer pasar el ajuste”.

“La educación en la emergencia ha implicado un retroceso en nuestras condiciones de trabajo. – continúa el comunicado docente – A la provisión de nuestros bolsillos de importantes costos extras debemos sumarles jornadas laborales que se prolongan todo el día y que condicionan gravemente nuestra vida privada y familiar. Los y las compañeras que deben realizar tareas presenciales lo hacen sin que existan protocolos ni insumos adecuados que garanticen su salud”. Además, señalan que “sin dudas los y las más afectadas son las docentes sin trabajo. Porque las autoridades educativas demoran las designaciones o porque el trabajo desde el hogar disminuye en forma significativa la cantidad de licencias, decenas de miles de reemplazantes del país llevan 10 meses sin ningún ingreso”.

Asimismo, rechazan el “semáforo” acordado por los ministros en el CFE “mientras la pandemia no da tregua y bate récords de infectados y fallecidos”: “rompieron una vez más cualquier posibilidad de un sistema educativo nacional, dejando a cada jurisdicción que decida la vuelta a la presencialidad. En medio de esta crisis sanitaria y sin presupuesto que garantice las condiciones de bioseguridad necesaria en las escuelas, no hay condiciones para una vuelta segura para docentes y nuestros estudiantes”, sostienen.

En cuanto al rol de las conducciones de los principales gremios docentes a nivel nacional en este contexto, remarcaron: “las conducciones gremiales docentes nacionales, CTERA, CEA, UDA, AMET, SADOP y muchas conducciones provinciales definen su accionar en función de su subordinación política al gobierno nacional. Así firmaron junto con las conducciones de la CGT y la CTA (Yasky) un salario mínimo con valores de vergüenza. Por eso pactaron el congelamiento salarial nacional y, en muchas jurisdicciones, acuerdan salarios a la baja y con sumas no remunerativas“. Frente a esa subordinación “desde este encuentro apostamos a gestar un espacio que ayude a unificar reclamos y a fortalecer las diversas luchas”, sostienen.

Finalmente, destacan los planes de lucha y resistencia docentes que se vienen dando en diferentes puntos del país, como el de la docencia de Chubut por el cobro de salarios atrasados; en la Ciudad de Buenos Aires, encabezada por Ademys, rechazando la vuelta a la presencialidad; en Mendoza contra la ley privatista en educación; los paros, apagones virtuales y caravanas en Chaco; en las rutas de Misiones junto a otros sectores; en Santa Cruz donde intentan incorporar sumas en negro; en Tierra del Fuego con apagón virtual y caravanas; las luchas de los SUTEBA Multicolor; la de las cuatro delegaciones de AMSAFE y otros distritos.

 

Te puede interesar